miércoles, 27 de octubre de 2010

Cliff's of Moher & doble cumpleaños!!

Un tramo de los famosos Cliffs of Moher. "El conejo me riscó la perra..."
Segundo día de Galway. Balance: positivo. Bajas: 0.0 Hechos reseñables: cumpleaños de Adrián y de Enrique Díez. Hoy empezamos nuestro verdadero trip por el oeste de Irlanda, con la visita de los Cliffs of Moher. Salíamos por la mañana desde nuestro hostal, en una guagua turística con muchos otros turistas (valga la redundancia). Los nuestros mostraban signos evidentes de cansancio, tal vez porque la primera noche -como suele ocurrir- no fue del todo reparadora. La guagua la llevaba un chófer extremely Irish, muy gracioso y de edad un tanto avanzada. Para aquellos que buscaban en el viaje un momento para reponer sueño, se convirtió en un suplicio: el hombre tenía la virtud de narrar toda clase de historias, leyendas, bromas y comentarios por su micrófono inalámbrico. La verdad es que tenía bastante gracia, aunque más de uno le hubiera puesto cinta americana en la boca.

Algo que pude observar en la excursión de hoy es la asombrosa dependencia de nuestra gente -en general, por supuesto- por los aparatos electrónicos y todo lo que sea entretenimiento pasivo. Por muy bonito que sea el viaje, por impresionante que sea el paisaje, muchas veces tiene más valor el juego de turno del móvil o la música del ipod. Es más, me parece que para muchos el vuelo de unos fumareles es más interesante si lo ves por la tele con música, que si estás en el sitio y lo ves en directo con sonido ambiente. Poco a poco, quizás podamos ir consiguiendo que aprendan a disfrutar de las cosas normales, de la contemplación de lo que nos rodea, y que el pasárselo muy bien no dependa sólo de las cosas extraordinarias.
Un pincho de madera por vela. ¡A soplar!
Aún así, qué bien nos lo hemos pasado… Tenemos muchísimas fotos que testifican a nuestro favor. Uno de los mejores momentos del día fue cuando celebramos el cumpleaños de Adrián y Enrique en una franquicia irlandesa muy conocida… en Irlanda: el Mc Donagh's. Es como un McDonald's pero de fish and chips. Compramos un par de tartas para rematar la "comilona", cantamos dos veces el "Cumpleaños Feliz" (versión normal y versión D. Miguel Florido), y luego grabamos en la calle dos pequeños sketches en honor a D. Miguel, por iniciativa de sus tutelados. 
La verdad es que esto es todo pero en régimen de supervivencia, es decir: contado rápido, en medio del comedor del hostal, con tropecientas interrupciones, y algunos kilos de cansancio en cada párpado. Sobreviviremos. From Galway we write!

video


video

No hay comentarios:

Publicar un comentario